Logrosán
1 Abril 2021, 11:49
Actualizado 1 Abril 2021, 11:49

Las más de 400 ovejas de Iván, un pastor de Logrosán, ha comenzado a pastar en un terreno diferente al que se podría considerar “habitual” puesto que lo hacen bajo las placas solares de esta localidad cacereña.

“Yo les llamo por el móvil y ellos me permiten entrar con los animales” asegura el orgulloso pastor que se ha adaptado a los nuevos tiempos realizando así una labor de conservación en el terreno que alberga estas instalaciones de energía renovable.

El beneficio que obtienen a cambio del acceso de las ovejas es un mantenimiento sostenible del terreno, pues deben cuidar aspectos como el crecimiento de la hierba del terreno para evitar daños y problemas con las placas solares.

¿Por qué ovejas y no otros animales?

Fran, el responsable de la instalación eléctrica, explica que la altura de las ovejas es ideal para que puedan pasar por debajo de los paneles que sostienen las placas solares. Además, afirma, el comportamiento dócil de estos animales les convierte en los ejemplares perfectos para compatibilizar ambas tareas.

También se evitan otros problemas como los incendios forestales. La empresa responsable de las placas asegura que el beneficio económico no es el principal impulsor de esta decisión y aseguran que son más partidarios de este mantenimiento sostenible frente a la utilización de productos herbicidas. 
 

 

Comentarios