17 Mayo 2022, 11:33
Actualizado 17 Mayo 2022, 11:59

Era una trama con sede en Córdoba, con vehículos importados y adquiridos en empresas alemanas, francesas e italianas y vendidos en diferentes provincias españolas, pero la trama no empezó a investigarse hasta que un vecino de Puebla de la Calzada sospechó que el kilometraje de su coche no era real.

Para comprobarlo, pidió un certificado histórico a la marca de su coche y comprobó que el desfase entre la cifra que marcaba su odómetro y los que el vehículo tenía realmente era de más de 100.000 kilómetros.

Tras la denuncia ante la Guardia Civil, los agentes comenzaron a investigar a una empresa de compraventa de vehículos de segunda mano con sede en Córdoba. Con las inspecciones realizadas y el análisis documental, se constató que importaban los vehículos desde Alemania, Francia e Italia y, antes de matricularlos en España, modificaban los kilómetros reales anotados tanto en las facturas de compra expedidas por las empresas europeas como en sus odómetros.

En total, se certificó la manipulación de 180 coches vendidos a vecinos de diferentes provincias españolas, en su mayoría andaluzas. La reducción del kilometraje habría oscilado entre 20.000 y 240.000 kilómetros por vehículo, gracias a lo cual habrían obtenido un beneficio económico de más de 450.000 euros.

Las pruebas recopiladas se han puesto a disposición de la Autoridad Judicial de Córdoba.

Comentarios