11 Mayo 2021, 17:25
Actualizado 11 Mayo 2021, 17:25

Cuanto más tiempo pasa más costoso es volver a poner en pie edificios históricos que no atraviesan su mejor momento, tal y como está sucediendo en el Convento de la Virgen de la Luz de Moncarche en Alconchel, construido entorno al año 1500. El paso del tiempo jugó en su contra y alcanzado el siglo XIX, a consecuencia de las medidas de la desamortización de Mendizábal y los continuos ataques de las tropas portuguesas, el convento finalmente fue abandonado en medio de una dehesa que crece por él.

Algo distinto es lo sucedido en el Convento Madre de Dios de Valverde de Leganés, que será rehabilitado en los próximos años. Este Bien de Interés Turístico Cultural se fundó a mediados del siglo XVI por la Orden de los Franciscanos Menores Descalzo.

Con la futura rehabilitación de este escenario de conflicto y espiritualidad Rayana se dará un paso importante para convertir al municipio en un icono de la cultura y del patrimonio histórico de Extremadura.

Edificios con mejor suerte

El equipo de Informe Extremadura también ha visitado el Convento de San Francisco en Olivenza, que ha tenido mejor suerte. Fue construido en el siglo XVI y ocupado por Monjes Franciscanos en 1.594.

Tras la desamortización que afectó a todos estas construcciones en 1.835 pasó a manos privadas y gracias a ello ha llegado en buenas condiciones hasta nuestros días.

Actualmente sus instalaciones ya no son ocupadas por monjes, sino por empleados de Aceites Bonet. Sus estancias ya no se utilizan como biblioteca, ermita u hospedería, pues estas han sido sustituidas por almazaras, envasadoras y maquinaria para trabajar la aceituna. Se trata de una nueva forma de mantener viva la cultura que rezuma en sus paredes

 

Más Información
Imagen

Carlos V Vuelve a Yuste gracias a la labor recreacionista de este instituto de Jarandilla de la Vera

Comentarios