24 Febrero 2022, 14:48
Actualizado 24 Febrero 2022, 16:31

El enfoque que se da a los trajes de las mujeres nada tiene que ver con el de los hombres. En general, el  cuerpo de la mujer queda expuesto y se sexualiza su imagen. Por eso, incluso, cada vez hay más mujeres que se inclinan por comprar los trajes de los hombres.

Ya están aquí los carnavales y nos podemos convertir en los personajes que queramos. Es tiempo de juegos, de  cambiar roles, de darle la vuelta a los estereotipos. ¿Pero siempre es posible? No o, al menos no sin librarnos de ciertos esteorotipos de género. En términos generales, los disfraces de mujeres, ya sean policías o piratas, son sexis; los de los hombres son los fuertes o los de héroes.

"Los de las mujeres son con falditas cortas y con escotes; los de los chicos en cambio no están sexualizados", nos explica María Encarnación Escudero, dependienta de una juguetería en Mérida. "No encuentras ningún traje de niña azul ni de niño rosa", nos dice una de sus clientas. Tal vez por eso, "este año las mujeres están tirando mucho por disfraces de hombres".

El carnaval es un momento de explosión en la calle que refleja de forma ampliada los estereotipos. Por lo que una mirada tranquila ante tanto bullicio puede venir bien. Marisa Prudencio, de la asociación 'Mujeres Sembrado', pide hacer "una crítica de lo que vemos en la calle; hay que cambiar los roles".

Así que el carnaval también puede ser tiempo para que se escuche en alto las voz de las mujeres y dejar de encadenarnos a los estereotipos sexistas. 
 

Comentarios