Mérida
16 Agosto 2021, 21:10
Actualizado 16 Agosto 2021, 21:10

'Las suplicantes' es el último estreno del Festival de Mérida. Una obra construida por mujeres a las que acompañan 'hombres de labios libres'. El montaje es extremeño y cumple así con la tradición: teatro de la tierra para bajar el telón.

La versión que el miércoles se estrena en Mérida, escrita por Silvia Zarco, mezcla dos obras homónimas de Esquilo y Eurípides. Las primeras son las 50 hijas (11 serán el Teatro Romano) de Danao, rey de Egipto. Mujeres jóvenes que, guiadas por su padre, escapan de una boda forzada con sus primos, se lanzan al mar y alcanzan las costas de Grecia suplicando libertad y asilo. Las peticionarias de  Eurípides son ancianas madres griegas que reclaman los cuerpos de sus hijos muertos en la guerra contra Tebas. Todas se encuentran en Argos. "Teníamos un punto de encuentro geográfico y me surgía la necesidad de unir esas dos luchas colectivas: que esas Danaides encontraran esa historia de ese duelo amargo, de esas madres sumisas encerradas en sus casas", explica la autora. Ella y Eva Romero, la directora de escena, se preguntaron si entre ambas tragedias se podría tejer un único texto. Eurípides asegura en su 'Ifigenia entre los Tauros' que "los valientes afrontan el esfuerzo, en cambio los cobardes no son nada en ninguna parte". Y así, sin miedo, han nacido estas suplicantes.

"Es un sueño de lucha colectiva trenzada entre mujeres y hombres sensibles que las acompañan"

"Es un sueño de lucha colectiva trenzada entre mujeres y hombres sensibles que las acompañan", resumía Romero rotunda durante la presentación. Mujeres que luchan por la libertad de decidir sobre su propio cuerpo y sus propios muertos. "Artemis, diosa virgen, ¿por qué debo arrastrar mi vida uncida al yugo de un varón, si no hay mayor horror que sentirme sucia de besos", clama el Corifeo de las Danaides. Le dará vida la cacereña Carolina Rocha. Y María Garralón será la portavoz de las madres. La veterana actriz asegura que "por un lado tengo la alegría de saber que estamos haciendo algo importante, algo que ya escribieron los griegos; y por otro lado, la tristeza de pensar que estamos de actualidad". "Diosa, te lo suplico, que puedan estas manos amortajar a mi hijo y echar tierra sobre su tumba", implora.

Junto a María Garralón y Carolina Rocha un amplio reparto subirá el miércoles a escena: 53 personas, nada más y nada menos. Muchos de ellos profesionales: Cándido Gómez (Danao) repite por décimo tercera vez en Mérida ("yo he visto nacer a Cimarro", bromeaba en la rueda de prensa), David Gutiérrez (Pelasgo, rey de Argos) ha venido cuatro veces, y para Valentín Paredes (Teseo, rey de Atenas) y Eduardo Cervera (Corifeo de los Egipcios) es la primera.  También para el ejército de actores amateurs que completan el equipo. En la función participan la Asociación Cultural de Teatro 'Párodos' de la Talarrubias, la Escuela Municipal de Teatro de Guareña y el coro 'Amadeus-IN' de Puebla de la calzada.

La música, a cargo del pianista y compositor de Esparragalejo Eugenio Simoes, es parte fundamental del libreto. Arropa a las suplicantes y mece el lamento de la diosa Ceres en la garganta de Celia Romero: "te encontraré, vida mia. Encontraré tu carne rota y vencida o habré de parir tu memoria".

Dignidad, justicia, libertad y amor (el teatro es un acto de amor que te deja desnuda alma, escribe Silvia Zarco) para cerrar la 67 edición del Festival de Mérida.

 

Comentarios