Madrid
31 Diciembre 2021, 14:50
Actualizado 31 Diciembre 2021, 14:50

Quedan apenas unas horas para que el reloj de la Puerta del Sol centre todas las miradas. Volverá a ser testigo de la entrada del 2022. Y con él sus cuatro relojeros. Jesús López es uno de ellos y nos cuenta lo emocionante que es cuando empieza a caer la bola y reina el silencio entre los cientos de personas congregadas en la plaza: "Y cuando da la última campanada ¡qué espectáculo!, ¡todo el mundo riendo y aplaudiendo!, ¡qué cosa tan bonita para nosotros!", explica.

Estos últimos días se ha mimado aun más el mecanismo del reloj, pero se revisa semanalmente para que nada falle en su gran noche. En Nochevieja tienen que quitar el retén que sujeta la bola cuando quedan 28 segundos para las 12. Y para no tentar a la suerte los relojeros no pueden tomar las uvas porque deben permanecer atentos al funcionamiento que, de momento, siempre ha cumplido. "Si un reloj tan cuidado como este falla justo el día 31 a las doce de la noche, es para coger un martillo...", bromea Jesús.

Lo cierto es que el reloj más famoso de España está preparado para durar otros 150 años. Y su sonería ya está preparada para dar paso al 2022.

Comentarios