21 Mayo 2022, 14:42
Actualizado 21 Mayo 2022, 15:04

Una de las consecuencias de la subida de los termómetros es el aumento en la concentración de ozono. Una mezcla que puede tener efectos sobre la salud de personas de riesgo.

Mucha concentración de ozono y oxígeno afecta directamente "a nuestro sistema nervioso central, entre ellos el térmico, por eso todos los años hay muertes por golpes de calor. Se produce porque nuestro cuerpo no es capaz de controlar la temperatura", añade el médico Juan Carretero.

Umbral de alerta

Especial cuidado hay tener con el llamado umbral de alerta. Esto sucede cuando se superan los 140 microgramos de ozono por metro cúbico. Alcanzada esa cifra las personas de grupo de riesgo deben evitar salir a la calle en las horas centrales del día así como hacer ejercicio al aire libre.

Y es que, alcanzados esos umbrales, las personas más vulnerables, niños y personas mayores, pueden presentar dificultad para respirar, dolor en el pecho al inspirar, escozor en ojos y garganta o tos.

También es importante que cuando el sol aprieta los grupos de riesgo prioricen sus salidas a la calle y que mantengan las ventanas de casa cerradas y así minimizar, en la medida de lo posible, uno de los efectos de estas inusuales altas temperaturas.

Y los expertos ponen el foco en los "inconscientes". "Hay corredores haciendo deporte a las tres de la tarde, con 40 grados, y eso es una imprudencia temeraria", afirma Carretero.

Temas

Comentarios