Extremadura
19 Noviembre 2021, 21:17
Actualizado 19 Noviembre 2021, 21:17

La situación de la pandemia se complica cada vez más en Europa, especialmente en algunos países. Según los datos de  los últimos 14 días, Eslovenia roza los 2.200 casos por cien mil habitantes, Países Bajos casi 1.140, Bélgica se acerca a los 1.300 y Austria registra 1.667.

Un aumento inasumible para el Gobierno de este último país, que ha anunciado el confinamiento total de su población por la pandemia, medida aplicada desde este lunes para los no vacunados. Apenas se podrá salir de casa para trabajar, hacer la compra y dar pequeños paseos. Además, a partir de febrero habrá también inmunización obligatoria. 

"Lo veíamos venir", asegura Ángel Sánchez, extremeño de La Garrovilla residente en Viena, "las medidas sanitarias no han sido suficientes y superamos los mil casos diarios". La población se ha empezado a relajar después del verano, subraya, y ha perdido el miedo al virus.

A lo que hay que unir, añade, que la campaña de vacunación no ha convencido a muchos y que, por ejemplo, las mascarillas nunca han sido obligatorias en espacios al aire libre. Así que "al gobierno no le queda otra forma de luchar contra las cifras". Eso sí: la decisión provocará un amplio debate sobre derechos y libertades. De hecho, para mañana ya hay convocada en Viena una manifestación antivacunas.

Es una vuelta al inicio de la pandemia. Los austriacos sólo podrán salir para compras de primera necesidad o ir al médico. También cerrarán los establecimientos no esenciales. El 65% de la población tiene la pauta completa. 

Comentarios