6 Junio 2021, 15:28
Actualizado 6 Junio 2021, 15:28

Alegría desatada este sábado en el Estadio Príncipe Felipe. El Villafranca celebró su regreso a la Tercera División nueve años después. Tras 120 minutos en el terreno de juego, el conjunto de Pana logró imponerse al Gévora en la tanda de penaltis, desatándose la locura. El conjunto villafranqués vuelve a categoría nacional para la temporada 21-22.

Un triunfo que se fraguó en los emocionantes lanzamientos de penaltis. El portero del Villafranca, Burgui, paró el segundo intento del Gévora. Todos los lanzadores siguientes acertaron con el gol. El equipo amarillo lanzó el quinto penalti para ganar, pero lo detuvo Josemi. Los gevoreños tuvo la opción de llevar los penaltis a la muerte súbita, pero de nuevo apareció Burgui para detener la pena máxima. Victoria por 4-3 de los de Pana con una enorme actuación de su guardameta. "Los penaltis son una lotería y, esta vez, ha caído de nuestra parte", explicó el propio Burgui a Extremadura Deportes.

Boda a la vista

En plena celebración del Villafranca se produjo una imagen curiosa. Uno de sus jugadores, Bruno, aprovechó el momento para pedir la mano de su novia con la complicidad de todos sus compañeros de vestuario. Ella no esperaba nada porque, la cara de asombro, era evidente.

Durante el partido, el ambiente en las gradas fue de fiesta, la fiesta del fútbol para dos aficiones que se dejaron las gargantas apoyando a los suyos de cara a conseguir ese objetivo del ascenso.

Más Información
Imagen
Rubén Ramos y Pedro Zarco atendiendo a Extremadura Deportes
my image

Badajoz B y Guadiana, a 90 minutos de Tercera

 

Comentarios