19 Enero 2021, 10:05
Actualizado 19 Enero 2021, 10:05

Se complica la situación meteorológica en Turquía debido a la pertinaz sequía que lleva arrastrando desde hace dos años. Ya en el último trimestre de 2019 (sobre todo en octubre y en noviembre) las lluvias fueron mucho menores. La situación se agudizó en 2020, cuyo segundo semestre dejó lluvias por debajo de la mitad de la media climatológica en la mayoría de las zonas del país. Lo malo es que no tiene pinta de mejorar a corto plazo en 2021. 

calor finlandia 2
Anomalía de precipitación prevista para el primer trimestre de 2021. 

 
El alcalde de Ankara dijo a principios de este mes que a la capital solo le quedaban 110 días de agua en presas y embalses.

La situación en los embalses es crítica. El agua acumulada es la más baja en los últimos 15 años y se duda si habrá agua disponible para abastecer a los 15 millones de habitantes de Estambul. Según datos de la Administración de Agua y Alcantarillado de Estambul (ISKI), los pantanos están en sólo un 20%. 

Como ocurre en estas situaciones de escasez de precipitaciones, las consecuencias se extienden a buena parte de los sectores productivos, que temen una disminución significativa. Los suelos apenas contienen un ápice de humedad, en especial en el norte y este del país. 

Los acuíferos, recurso hídrico muy empleado en los países mediterráneos, están en una situación complicada. Su sobreexplotación hace peligrar su uso para el regadío y su recuperación es lenta. 
En la provincia de Konya, en el tercio sur del país, entre julio y diciembre de 2020 las lluvias apenas han llegado a ser un tercio de la media climatológica, lo cual ha provocado una notable disminución de la cosecha de cereales y deja pendiente de un hilo la próxima cosecha
 

calor finlandia 2
Nivel de humedad en las capas superficiales del suelo el 11 de enero de 2021. 


Sin embargo, hay un poco de esperanza. Los modelos climáticos marcan un cambio de tendencia en la segunda quincena del mes de enero, aunque es tan grave la situación, que se necesitarían meses lloviendo para compensar la sequía. Se prevén lluvias pero se necesitarían fuesen prolongadas y persistentes para elevar los niveles de agua.


Pero, como siempre, “nunca llueve a gustos de todos”. Mientras 4/5 partes del país están al borde de una sequía muy grave, la parte más occidental se ha visto sacudida por episodios de lluvias intensas. 

A Estambul se le advirtió que le quedan menos de 45 días de agua debido a la escasez de lluvias en la segunda mitad del año pasado.
 

En los últimos años, Turquía ha priorizado el crecimiento económico frente a los asuntos ambientales y es el único país del G20, a parte de los Estados Unidos, que aún no ha ratificado el Acuerdo de París de 2015

Turquía ha construido cientos de represas en las últimas dos décadas", dijo el Dr. Akgün İlhan, experto en gestión del agua en Estambul

 

Según estudios de la Universidad Sabanci de Estambul, estos periodos de sequía son cada vez más frecuentes y extensos y se sospecha claramente que puedan ser una causa más del calentamiento global de origen antrópico. 
 

calor finlandia 2
Fieles turcos orando para pedir la lluvia. Foto de Burhan Ozbilici / AP

 

Más Información
Imagen

Cinco años del Acuerdo de París ¿Qué fue de él?

Imagen
my image

Los efectos del cambio climático, cada vez más visibles

Temas
 

Comentarios