1 Agosto 2020, 16:21
Actualizado 1 Agosto 2020, 16:21

Los hoteles están preparados para realizar rastreos rápidos en caso de detectar a un cliente positivo. La razón es que los registros de viajeros están implantados desde hace muchos años por cuestiones de seguridad nacional. Por lo tanto, es muy rápido conocer quién comió cerca del contagiado o coincidió con él al compartir el pasillo de las habitaciones.

Según nos ha aclarado la recepcionista del Parador de Mérida, María José Montesinos, "los clientes vienen con su reserva y se identifican con su documento de identidad. Se registran todos los clientes mayores de 16 años."  Se toma nota del nombre, dirección y teléfono que quedan registrados junto al número de habitación reservada y a los servicios extras contratados. Bastará con cotejar los datos de la estancia para obtener con detalle quiénes pudieron coincidir con el contagiado.

 "Está siendo un poco anómala la temporada porque dependiendo de las noticias hay de repente cancelaciones... luego vuelve a funcionar el booking."


Hoteles seguros, pero sin gran afluencia de clientes

En el hotel Barceló de Cáceres también están adaptados contra el virus. Hay 44 dosificadores de gel hidroalcohólico, señales para respetar la distancia mínima de seguridad, mamparas en la recepción... "El manual antiCOVID que nosotros tenemos tiene unas 110 páginas. Ya vamos varias versiones. Es muy completo. La seguridad es nuestro objetivo principal", nos ha explicado el director del establecimiento, Guillermo Antón.   

A pesar de las medidas implantadas, la llegada de clientes no se estabiliza. "Está siendo un poco anómala porque dependiendo de las noticias hay de repente cancelaciones... luego vuelve a funcionar el booking", nos ha aclarado Antón.   
 
Una reactivación de reservas que ha permitido que julio haya sido mejor de lo esperado. No obstante, pronostican, no ocurrirá lo mismo con agosto.

Comentarios