29 Noviembre 2020, 20:18
Actualizado 29 Noviembre 2020, 22:37

La trayectoria deportiva de Juan de Dios Román está plagada de medallas y momentos memorables. Como entrenador, como seleccionador, pero también como presidente de la Federación Española de Balonmano y, como a él le gustaba recalcar, como profesor.

En la cancha lo consiguió todo. Al frente del Atlético de Madrid: cinco ligas, cuatro copas del rey y la hazaña de llevar por primera vez a un equipo español a una final de la Copa de Europa. 

Vistió los colores de la selección española en dos etapas. Y conquistó los primeros metales para nuestro balonmano. Dos medallas de plata en unos europeos, y dos bronces en unos juegos olímpicos.

Los suyos hoy le recuerdan como un maestro liderando equipos, aunque en una de sus últimas entrevistas a Extremadura Noticias, en julio de 2016, reconoció que le preocupaba no estar a la altura: “¿pero realmente yo sé para entrenar? Era una enorme preocupación”.

“¿pero realmente yo sé para entrenar? Era una enorme preocupación”

Extremadura también le colgó una medalla. En 2010 recibió el máximo reconocimiento que entrega la región y él respondió reivindicando su tierra “paseé con orgullo mi condición de español y extremeño”.

“paseé con orgullo mi condición de español y extremeño”

El último gran galardón que recibió fue el Premio Nacional del Deporte en 2019 por una vida entregada al balonmano, que coincidió con un momento personal difícil “porque estoy superando un cáncer”. Su inesperada confesión dejó sin palabras a los periodistas que acudieron al acto.

Su marcha a los 77 años deja huérfano al balonmano español.

 

Comentarios