Monesterio
21 Septiembre 2020, 22:13
Actualizado 22 Septiembre 2020, 09:54

Con semblante serio, agotado y cabizbajo, de ese modo abandonaba el detenido por la muerte de Manuela Chavero el número 29 de la calle Cerezo de Monesterio. Lo hacía minutos antes de las ocho de la tarde después de pasar 9 horas junto a los agentes de la Guardia Civil inspeccionando su casa. Lugar donde E. D. H. ha confesado que murió Manuela

Mantiene, eso sí, su primera versión. Según su abogado habría vuelto a insistir en que la muerte de Manuela se produjo esa madrugada del 4 al 5 de julio de 2016 pero de manera accidental. Que se resbaló y se golpeó en la cabeza. El ahora detenido dice que se asustó y por ello la enterró en una de sus fincas.

Eugenio pasará una noche más, la quinta, en la comandancia de la Guardia Civil de Zafra ya que mañana continuarán las diligencias para esclarecer cómo sucedió todo. La fase de instrucción por lo tanto sigue abierta y las inspecciones podrían trasladarse en esta ocasión a otras propiedades del detenido.

 

72 horas vertiginosas para dar una tregua a 4 años de calvario para la familia de Manuela Chavero 

Sobre las 9 de la noche del jueves, un joven de 28 años era detenido por su supuesta implicación en la desaparición de Manuela. Y hay dos factores que marcan la importancia de este hecho. Que es la primera persona detenida en relación con el caso y que vivía a unos pocos metros, en su misma calle, a dos casas de distancia. 

Tras su primera noche en el cuartel de Zafra, el detenido se derrumba y reconoce que Manuela murió pero que fue un accidente. Cuenta a los agentes que se asustó y que la enterró en una finca a 4 km de Monesterio. Sin tiempo que perder, los inspectores comprueban la veracidad de su testimonio. Y en el terreno de La Dehesa, donde indica el detenido, aparecen restos humanos que todavía se están analizando.

Queda por demostrar cómo murió Manuela. La reconstrucción se lleva a cabo la madrugada del domingo. Prácticamente se reproduce el horario en el que tuvo lugar la trágica desaparición de Manuela. A las 6 de la mañana los investigadores hacen un receso para continuar 3 horas después intentando demostrar si fue o no un accidente como les contó el detenido. 

Casi apurando las 72 horas máximas de detención, Eugenio D.H. pasa a disposición judicial. El juez decreta ingreso en prisión sin fianza acusado de detención ilegal y homicidio a falta de los resultados que deje la fase de instrucción que sigue abierta.
 

 

Comentarios