10 Octubre 2020, 9:43
Actualizado 10 Octubre 2020, 09:42

Desde las cuatro de la tarde de este viernes la policía nacional y guardia civil vigilan los accesos a la capital cacereña. Se trata de evitar en lo posible la llegada de viajeros desde Madrid tras el estado de alarma. Aquellos que incumplan y se desplacen sin motivo justificado serán propuestos para sanción y deberán regresar a la capital.

El dispositivo especial de seguridad coordinado por policía nacional y guardia civil se mantendrá durante todo el fin de semana y el lunes festivo. Además de controlar los accesos también se vigilará el cumplimiento de las normas sanitarias dentro del municipio y se reforzará la vigilancia en parques y jardines para evitar el botellón.

Según los agentes en los primeros controles de este viernes se ha notado un importante incremento del número de vehículos no solo de Madrid sino también del resto de España. 

 

 

 

Comentarios