2 Agosto 2020, 13:17
Actualizado 2 Agosto 2020, 13:19

El Arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, ha abierto el Año Jubilar Guadalupense oficiando una misa en la basílica del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. En su homilía, el arzobispo extremeño y anterior obispo de Coria-Cáceres, ha destacado que "este año jubilar es extraordinario, extraño y difícil", por los efectos de la pandemia por el covid-19. Por eso, Cerro ha querido lanzar un mensaje de esperanza a todos los fieles de la Virgen de Guadalupe en este año jubilar tildando al monasterio como el "hogar de sanación" de los peregrinos.

"Hasta aquí vendremos todos nosotros, los que están sin trabajo, los que pasan dificultades... Este lugar es el hospital de campaña de la humanidad", ha dicho. En este sentido también ha ensalzado la figura de la virgen morenita como "la madre de los tiempos difíciles".

Virgen de Guadalupe

La misa abre el año jubileo guadalupense. Así comienza un año de celebración y gracias al cual Guadalupe volverá a ser centro de miradas de peregrinos de todo el mundo, ha señalado Cerro; un lugar "pulmón y esperanza, donde nos confortaremos todos".

La celebración ha contado con una importante reducción de aforo en la basílica. Se ha repartido gel hidroalcohólico a la entrada y se ha respetado la distancia de seguridad. 

asistentes a la misa del año jubileo

Más Información
Imagen
Fachada Monasterio de Guadalupe
my image

Guadalupe, de ermita a centro mundial de peregrinación

Comentarios