26 Octubre 2020, 11:08
Actualizado 26 Octubre 2020, 12:00

José María Vergeles comparece para explicar las implicaciones de la declaración del estado de alarma y la aplicación del toque de queda nocturno en Extremadura. "En ningún caso es un nuevo confinamiento", ha querido precisar al inicio de su declaración el consejero de Sanidad. Se trata, asegura, de garantizar la seguridad jurídica en todo el país para asegurar el cumplimiento de las numerosas restricciones aprobadas en las últimas semanas por parte de las comunidades autónomas.

Vergeles ha recordado que el toque de queda en la región comenzará a las 00:00 de la madrugada y se extenderá hasta las 6:00 para garantizar "la salud física y la salud económica" en la región, retrasando lo máximo posible el cierre de negocios hosteleros.

No se aislará la región "de momento"

El estado de alarma también da la potestad a la Junta de confinar parcial o totalmente la región. Esa última posibilidad, la limitación de entradas y salidas en la región, no está aún sobre la mesa: "En este momento no está previsto el cierre perimetral de toda la comunidad autónoma", ha aclarado Vergeles. Tampoco el de la capital autonómica, aunque la incidencia acumulada siga creciendo: "La primera opción es una reducción mayor de aforos y esperar a evaluar los efectos de la restricción de la movilidad nocturna", ha explicado Vergeles, que sin embargo no ha descartado el aislamiento perimetral si esas medidas tampoco resultan suficientes.

El vicepresidente segundo ha anunciado además que se revisarán semanalmente todos los aislamiento parciales de localidades o zonas de salud de la región. El SES cree que, con la entrada en vigor de las nuevas medidas restrictivas, esos aislamientos podrán finalizar en muchos casos y los efectivos policiales destinados a su control podrán dedicarse a controlar que se cumpla el toque de queda nocturno en toda la región.

Preocupación por las grandes ciudades y la presión hospitalaria

El consejero de sanidad ha mostrado su preocupación por el fuerte repunte de casos en la última semana. "Por primera vez superamos la incidencia acumulada de la media del país: vienen tiempos complicados". Preocupa, entre otras, la situación de las cuatro grande ciudades de la región: Badajoz, Cáceres, Plasencia y Mérida.

También preocupante la situación en centros hospitalarios que hasta ahora habían notado menos el impacto del COVID-19 como Llerena o Coria, pero también en Badajoz o Mérida: "El nivel de ingresos hospitalarios ha subido mucho el fin de semana y debemos tomar nuevas medidas". Entre otras, las siguientes:

  • Llerena: Se reduce la actividad quirúrgica programada para dedicar las camas a pacientes COVID
  • Coria: Separación de circuitos COVID en Urgencias y preparación de puntos COVID para realizar pruebas PCR o de antígenos
  • Badajoz: Se trasladan especialidades quirúrgicas al Perpetuo Socorro, centro "libre de COVID". Implantación del circuito COVID en Urgencias y traslado del 'autocovid' para realizar pruebas al Recinto Ferial de Badajoz
  • Mérida: Se incrementa la medicalización de centros residenciales y se redistribuirán camas hospitalarias. Se abre la segunda UCI en el Hospital de Mérida
  • Plasencia: Abierta la reanimación del Hospital de Plasencia como segunda UCI ante la saturación de la existente

La edad media de los contagiados es de 40-42 años, de 60-62 respecto a ingresos y de más de 80 años en cuanto a fallecimientos.

"No hay retrasos en las PCR" de sospechosos de COVID-19

Vergeles también ha salido al paso sobre las críticas por el retraso en la realización de pruebas PCR: "No hay retrasos en esas pruebas en el caso de los sospechosos", ha explicado el consejero. Respecto a los contactos estrechos, ha recordado que "Extremadura es de las pocas regiones que realiza las pruebas a esos contactos" además del preceptivo aislamiento. En esos casos, asegura, es necesario esperar al menos 48 horas y preferiblemente 72 para realizar las pruebas porque, de lo contrario, "habría un número muy alto de falsos negativos" porque esas personas aún no habrían desarrollado los síntomas propios del coronavirus. "Realizamos 1900 PCR por cada 100.000 habitantes, no hay problemas en ese sentido", ha finalizado el consejero.

 

Comentarios